domingo, 19 de enero de 2014

El Candidato

Creo que ya he dicho a todo el que ha querido escucharme (y a muchos que no, que cuando me pongo soy un brasas del carajo) los motivos por los que no estoy a favor de los procesos de primarias abiertos. Por si acaso queda alguien por leerlos, los resumo:

 Si en un proceso de primarias se elige a alguien que no es de la coalición en la que milito y los que lo eligen tampoco militan en mi coalición. ¿En base a que debo suponer que sentirá algún tipo de compromiso hacia mi coalición? ¿Como podría la coalición "castigar" a un representante que después no siguiera la linea política marcada por esta, si la elección de candidatos es un proceso exterior?

A estas cuestiones se me ha contestado con un "¿Tu sabes la publicidad que nos dará en los medios? ¿Y lo que se implica la gente?". Bueno admito que lo de la publicidad es algo que nunca nos viene mal, pero me ha dado por pensar que igual podríamos conseguir mas si termináramos de prostituir el proceso. Ya que vamos a ser putas, al menos seamos putas caras.

Yo sugiero que montemos un programa televisivo al estilo "Master Cheff", que podríamos llamar "El Candidato" (supongo que a la Sexta le podría interesar un programa en esa linea tan progreguay que lleva). En el un numero por determinar de interesados (podrían ser 12) serían seleccionados en un casting al que se presentase gente de toda España.  Habría que tener cuidado en que fuera paritario y darle también papel a las minorías étnicas y a las historias de superación (un retrón sería divino).

Podemos poner a un panel de "expertos" que les den lecciones de diversas habilidades necesarias (liderazgo, derecho administrativo, esgrima de puñal, etc) y que los fueran calificando a lo largo de los programas. Pero siempre dejando la elección ultima al pueblo soberano vía SMS (y así sacamos para pagar luego la campaña). Al ganador le daríamos la cabeza de lista en las próximas elecciones, pero los "perdedores" también serían útiles si resultan lo bastante mediáticos y podríamos reciclarlos para otras elecciones (para alcalde de su pueblo, por ejemplo)  o liberarlos como asesores y enviarlos de tertulianos a los programas de televisión.

Creo que este sistema mejoraría mucho el proceso de primarias y daría un nuevo enfoque, mucho mas moderno y actual, a los viejos partidos de izquierdas.